“Puede llevar años, pero los tramposos no se saldrán con la suya”

Fabio de Masi / Eurodiputado y vicepresidente de la comisión de investigación de los ‘papeles de Panamá’

02.06.2017
Fabio De Masi

31 de Mayo de 2017: Contexto y Acción, Alejandro Vivancos

Fabio de Masi (Groß-Gerau, Alemania, 1980) también llamó al bufete de abogados Mossack Fonseca para evadir impuestos. El eurodiputado alemán se enteró de los papeles de Panamá antes de que estallara el escándalo y decidió hacerse pasar por un ricachón de turbios negocios. “Cuando les pregunté si iban a comunicar mis datos al Gobierno de Panamá, se echaron a reír”, cuenta en un descanso de la conferencia que el grupo de la Izquierda Unitaria Europea, al que él pertenece, ha organizado en el Parlamento Europeo sobre la lucha contra los paraísos fiscales, el blanqueo de dinero y la evasión fiscal.

Hijo de un sindicalista italiano y una profesora alemana, De Masi llegó al Parlamento Europeo en las elecciones de 2014, como miembro de la formación alemana Die Linke (La izquierda), donde ha trabajado fundamentalmente en asuntos económicos y financieros. Vicepresidente de la comisión de investigación del Parlamento Europeo sobre los papeles de Panamá, De Masi se muestra optimista en la lucha contra los defraudadores. “Las filtraciones llegan en la era de la información. Puede llevar dos años, cincos años, pero los tramposos no se saldrán con la suya”.

¿Qué supuso la publicación de los papeles de Panamá para la lucha contra los paraísos fiscales?

Supuso destruir una narrativa que quizás ya haya sido destruida en España, porque es un país con un debate público muy fuerte sobre la corrupción. Por un lado tienes a estos tipos que dicen que hay que realizar reformas estructurales, reformar el mercado de trabajo, etc. Y por otro, los papeles muestran que no son más que unos astutos ladrones. Eso destroza su superioridad moral y cambia el discurso público.  

 ¿Esta filtración entonces es un medio para luchar contra la austeridad?

 Sí, desde luego, es por eso por lo que es tan importante. Hay muchas formas de criticar la austeridad, pero la justicia fiscal es clave. No es una coincidencia que los papeles hayan destapado tantos casos criminales. Esa es la naturaleza del capitalismo moderno. Tenemos una acumulación enorme de riqueza, quizás desde la Edad Media la distribución de ingresos no era tan extrema como lo es ahora desde los años setenta, ochenta, noventa. Tienes a toda esa gente que quiere hacer algo con su dinero pero, por la austeridad, no puede invertirlo en actividades productivas de la economía real. ¿Qué hacen entonces? Van a los mercados financieros o al mercado negro: armas, prostitución… Todo esto no es la excepción a la práctica del capitalismo, sino la regla. Tenemos un sistema económico criminal.  

Continuar leyendo

zum Seitenanfang

Hinweis zum Einsatz von Cookies / Datenschutzerklärung

Hier finden Sie meine Datenschutzerklärung

close